La Barbacana

La Barbacana de Varsovia es la puerta que comunica la Ciudad Vieja con la parte nueva de la capital. Este histórico bastión defensivo formó parte de las murallas de la ciudad y sufrió los duros ataques nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Historia de las murallas

En el siglo XV se comenzaron a construir las murallas de Varsovia, con el objetivo de proteger la Ciudad Vieja (Stare Miasto) de ataques externos. Para ello, se levantó también un bastión defensivo que servía de torre de vigilancia y de principal puerta de acceso al centro histórico de Varsovia.

En 1540, un arquitecto italiano del Renacimiento diseñó esta barbacana de 30 metros de largo. A pesar de la imponencia de la barbacana, en toda la historia de Varsovia solo se utilizó en una ocasión, para defender la ciudad de la invasión de Suecia en 1656.  

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Barbacana fue destruida casi en su totalidad por los bombardeos nazis. Años después, la barbacana se reconstruyó utilizando los ladrillos originales que se pudieron recuperar de entre los escombros. Hoy en día, es posible ver una sutil línea oscura en la barbacana y las murallas, que representa la altura de los cimientos originales.

La Barbacana en la actualidad

La Barbacana es uno de los lugares con más encanto de Varsovia. Sirve como nexo entre la Ciudad Vieja y la parte moderna de la ciudad, y su estructura recuerda bastante a la Barbacana de Cracovia.  

Siguiendo la calle que nace desde el interior de la Barbacana se llega a la Plaza del Mercado de Varsovia, en el corazón de Stare Miesto o Ciudad Vieja. En las inmediaciones de la Barbacana se concentran numerosos restaurantes y tiendas de recuerdos.

Transporte

Autobús: líneas 116, 178 y 180 hasta Stare Miasto.
Tranvía: líneas 4, 13, 18, 20, 23, 26 y 28 hasta Stare Miasto.