El barrio de Praga

Aunque su nombre pueda resultar confuso, este distrito de Varsovia nada tiene que ver con Praga la capital de Chequia. Este barrio a orillas del Vístula ha cambiado su apariencia fría y peligrosa por coloridos grafitis, galerías de arte y museos.

El barrio más alternativo de Varsovia

Frente a la Ciudad Vieja de Varsovia, en la orilla opuesta del río Vístula, se encuentra la zona más alternativa de la capital polaca: el barrio de Praga. Aunque en sus inicios fue un distrito poco frecuentado por turistas debido a su fama de peligroso, hoy en día alberga muchos atractivos dignos de visitar.

Praga es la zona más antigua de Varsovia. Este barrio quedó exento de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y muchos edificios datan de antes de 1939, lo cual es todo un hito en Varsovia. La arquitectura de los edificios es sobria y predomina la arquitectura comunista, pero los numerosos murales y grafitis de sus calles le dan color al barrio de Praga.

Hoy en día, Praga está lleno de grafitis relacionados con la historia de Varsovia, galerías de arte, fábricas y museos. La esencia histórica de Praga es palpable en la calle Mała, donde se rodaron muchas escenas de la película El pianista.

Qué hacer en Praga

El barrio de Praga tiene una gran oferta cultural, desde galerías de arte hasta museos. Los museos más conocidos del distrito de Praga son el Museo del Vodka Polaco y el Museo de Neones. También podréis visitar el Zoológico de Varsovia, que jugó un importante papel durante la ocupación nazi.

Otro de los grandes atractivos de Praga es el estadio de fútbol PGE Naradowy. Además, el barrio de Praga es una de las mejores zonas donde comer en Varsovia y tomar algo en bares hípster. Si sois amantes de lo alternativo, ¡esta es vuestra zona!