Plaza del Mercado de Varsovia

Plaza del Mercado de Varsovia

Pasear por la Plaza del Mercado de la Ciudad Antigua es recorrer la historia de Varsovia. Las casas de colores y la escultura de la sirena guerrera son los símbolos de esta plaza que fue arrasada en la Segunda Guerra Mundial.

Si hay un lugar que refleje la historia de Varsovia es la Plaza del Mercado. En sus orígenes, esta plaza fue lugar de encuentro, intercambio de mercancías y celebración de juicios y otros actos públicos. Tras sufrir graves incendios, la histórica plaza fue finalmente arrasada por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

En el Museo de Varsovia se exponen fotografías de cómo quedó la antigua Plaza del Mercado tras los bombarderos. Hoy en día, todas las casas de colores de la plaza están reconstruidas tal y como eran antes de la guerra, gracias a las pinturas de un artista polaco. Solamente tres son originales.

Qué hacer en la Plaza del Mercado

La Plaza del Mercado es el epicentro de Varsovia y la zona con más ambiente de la capital. En la plaza encontraréis numerosos bares donde tomar algo, tiendas donde comprar recuerdos de la ciudad, artistas locales que exponen sus obra y músicos callejeros. Además, la Plaza del Mercado es una de las mejores zonas donde comer en Varsovia.

Esta plaza está íntimamente ligada con la historia de Varsovia. Aquí se encuentra el Museo de Varsovia y el símbolo de la ciudad: la sirena guerrera

La sirena de Varsovia

¿Por qué el símbolo de Varsovia es una sirena con una espada y un escudo? La respuesta reside una leyenda tan antigua como los orígenes de la capital.

Dos hermanas sirenas, ansiosas por conocer mundo, llegaron desde el océano Atlántico hasta el mar Báltico. Una de ellas se quedó en Copenhague y la otra continuó su viaje hasta llegar a Dansk, donde nadó por el río Vístula hasta Varsovia. Allí fue capturada por un mercader, hasta que un pescador polaco se enamoró de su llanto y la salvó.

La sirena prometió que, a modo de recompensa, defendería la ciudad de Varsovia con su espada y su escudo cuando esta la necesitara. Los habitantes de la ciudad unieron los nombres del pescador (War) y de la sirena (Szawa) y bautizaron la ciudad como Warszawa, Varsovia.

La sirena que se encuentra en la plaza del mercado es una réplica. La original se encuentra en el Museo de Varsovia. Además, resulta curioso que la modelo que posó para el escultor de la sirena murió defendiendo a la ciudad durante el Alzamiento de Varsovia, cumpliendo así parte de la leyenda.